Huellas franciscanas en Marruecos

Tras 800 años de presencia, labor cultural y diplomática y asistencia social de la Orden franciscana en Marruecos (1219-2019) —regada con la sangre de los Protomártires de la Orden, atrozmente inmolados a primeros de 1220, y —, el Instituto Cervantes de Tetuán ha conmemorado la efeméride centenaria entre el 12 de noviembre y el 12 de diciembre pasados, con exposición, ciclo de conferencias y concierto.

Bajo el recurrente título "800 años de encuentro", la exposición documental inaugurada por el embajador de España en Marruecos, don Gonzalo Rodríguez Muñiz, el 12 de noviembre, puso de relieve, en opinión del historiador franciscano Simeón C. Stachera, la labor médica y espiritual que los frailes —llegados por la vecina archidiócesis hispalense— efectuaron durante los siglos XVI y XVIII en pro de millares de cautivos de los corsarios berberiscos en las mazmorras de Tetuán Salé o Fez hasta no se pagara el rescate. Por tales beneficencias, tema destacado en la muestra son los decretos de protección de esta época —unos a título personal, otros dados a la entidad, aclara Lola López Enamorado, directora del Cervantes en Tetuán—, promulgados por los sultanes marroquíes a favor de los franciscanos, a quienes no se les prohibió el uso del hábito. De tales benefactores, aunque siempre se les denegó y deniega predicar y convertir mahometanos, los sultanes se sirvieron, recuerda Stachera, como intérpretes o truchimanes para sus embajadas en las cortes europeas o para ejecutar el canje de cautivos cristianos. Y ya que eran varones de confianza y podían tener acceso a preciados fármacos, no fue raro el encargo de medicinas para uso propio o de sus cortesanos y, llegado el caso, de la población local.

Durante los siglos XIX y XX —capitaneados por el benemérito P. José Lerchundi (Orio, Guipúzcoa, 1836 – Tánger, 1896), fundador del colegio misionero de Nuestra Señora de Regla (Chipiona, Cádiz) y una figura ilustre de las relaciones históricas entre España y Marruecos en la segunda mitad del siglo XIX, instalado en Tetuán (1862-1877) y finalmente en Tánger como Prefecto apostólico—, los franciscanos fundaron el hospital español y la escuela de medicina de Tánger, crean una imprenta hispano arábiga, erigen escuelas de segunda enseñanza y profesionales, levantaron viviendas y son los pioneros del estudio de la lengua árabe dialectal, en la que descuella por méritos indiscutibles el propio Lerchundi, autor de la primera gramática dialectal, escrita en 1872 bajo el título "Rudimentos del árabe vulgar que se habla en el Imperio de Marruecos". La exposición fue clausurada el 12 de diciembre en la Iglesia Nuestra Señora de las Victorias, con el concierto de música andalusí (711-1492) a cargo de la orquesta tetuaní Al-Haiek, bajo la batuta de Amin Chaachoo y la colaboración de Juan Manuel Rubio.

El ciclo de conferencias, que ilustró ciertos aspectos culturales y personajes del periodo, estuvo a cargo del ya citado historiador fray Simeón C. Stachera, OFM, quien el día 17 de noviembre disertó sobre “Franciscanos y sultanes en Marruecos”; de fray Manuel Corullón Fernández, OFM, custodio de Marruecos, licenciado en estudios árabes e islamística, que el 11 de diciembre habló de “El estudio del árabe entre los franciscanos”, y de don Bernabé López García, arabista, investigador y sociólogo, al que el 4 de diciembre se le encomendó la disertación “El Padre Lerchundi y Marruecos”.

Secretaría provincial

Fuente: [https://cultura.cervantes.es/tetuan/es]

ozio_gallery_nano

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR