Solemnidad de la Inmaculada Concepcion de María

Lucas (1.26-38)Evangelio según san Lucas (1.26-38)

 En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.
El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»
Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.
El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»
Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»
El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»
María contestó: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»
Y la dejó el ángel.
Palabra del Señor

Algo importante se le ha roto al hombre por dentro y lo ha desquiciado. Solo hay que mirar a nuestro alrededor y descubrir cuánto egoísmo transformado en guerras, odios violencia y destrucción. Sin caer en la tentación del pesimismo, es fácil reconocer que el hombre ha perdido la armonía. Ha tapado todas las ventanas que daban a la esperanza. Ya no confía en sí mismo y ha perdido la solidaridad con los demás. El relato del génesis da testimonio de ello.
Todo arranca de esa actitud de rebeldía hacia Dios, mordiendo el anzuelo ha cambiado de dueño. Y el pecado ha llegado a ser la expresión de esta nueva servidumbre que tiene al hombre desarbolado, metido en un callejón sin salida.
En este segundo domingo de adviento todas nuestras miradas se dirigen a María pues como para Dios nada hay imposible, en María volvió a reconquistar la libertad perdida, a despertar al hombre de su rebeldía.
La fiesta de la Inmaculada nos ayuda a ponernos en pie de guerra contra la vieja servidumbre del pecado. Al contemplar hoy a Maria Inmaculada, tan limpia, tan "llena de gracia", tan "esclava del Señor", al tiempo que la proclamamos "bendita entre la mujeres", algo dentro de nosotros se levanta, se pone en pie de guerra y nos empuja a pasar del pasotismo a la rebeldía; a despegar de tanto barro y, libres por fin, volar.
Por eso, Dios comienza a preparar la que será su madre. Ahí acontece ya la primera victoria, que nos empieza a borrar el mal sabor de aquella primera caída de la primera mujer. Es el momento en que María, dentro de su madre, es concebida llena de la gracia del Señor, sin mancha de pecado: INMACULADA.Y por qué el beato Duns Escoto y la tradición franciscana, partiendo del amor indecible de San Francisco a la Virgen, que la quiso como patrona de la Orden, siempre entendió este misterio: Potuit, decuit, ergo fecit (Podía, convenía, luego lo hizo).
¡Feliz día!
¡Felicidades a las Inmaculadas!

¡Paz y Bien!

Evangelio y Reflexión del día.
Por Fray Manuel Díaz Buiza

Encuentro anual (2020) del Ministro gene …

21-01-2020

...

Continuar Leyendo

Il Paese del Sole, el cuarto álbum musi …

16-01-2020

...

Continuar Leyendo

VIII Centenario de los protomártires fr …

10-01-2020

...

Continuar Leyendo

Fr. Bechara Giuda, elegido primer obispo …

09-01-2020

...

Continuar Leyendo

En memoria de Fr. Thaddée Matura

09-01-2020

...

Continuar Leyendo

Más allá de Damieta: de Francisco y el …

08-01-2020

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR