Mi tiempo está cerca

Mateo (26,14-25)Evangelio según san Mateo (26,14-25)

 En aquel tiempo, uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, a los sumos sacerdotes y les propuso: «¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?»
Ellos se ajustaron con él en treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo.
El primer día de los Ázimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: «¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?»
Él contestó: «ld a la ciudad, a casa de Fulano, y decidle: "El Maestro dice: Mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos."»
Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua. Al atardecer se puso a la mesa con los Doce.
Mientras comían dijo: «Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar.»
Ellos, consternados, se pusieron a preguntarle uno tras otro: «¿Soy yo acaso, Señor?»
Él respondió: «El que ha mojado en la misma fuente que yo, ése me va a entregar. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él; pero, ¡ay del que va a entregar al Hijo del hombre!; más le valdría no haber nacido.»
Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar: «¿Soy yo acaso, Maestro?»
Él respondió: «Tú lo has dicho.»
Palabra del Señor

La noche ya envolvía la ciudad, y el bullicio de los peregrinos de la Pascua se hacía sentir cada vez más en la estancia donde los Doce acababan de sentarse a la mesa de Jesús. Un aire de fiesta lo impregnaba todo, una especie de canto de liberación hecho de recuerdos cubiertos con la pátina del culto.
Judas guarda silencio, pues aún no ha tomado conciencia de haber vendido por el precio de un esclavo al que había venido a liberar a su pueblo de la esclavitud: "lo que tengas que hacer, hazlo pronto". Jesús no se oculta; presenta su espalda a los que le golpean y no protege su rostro de los ultrajes y salivazos.
Comienza la cena, y todos intuyen que ha llegado la hora. Pero la señal del mundo nuevo no será una conspiración contra el orden establecido, sino su sangre derramada, testimonio de su vida entregada sin condiciones. La señal es un poco de pan partido, fermento de un mundo unido en una comunión sin precedente. La señal es un maestro arrodillado ante sus discípulos para lavarles los pies.
El vino nuevo es derramado, y huele bien la voluntad de Dios ¡Pobre Judas que no lo comprendió y creyó poder remediar un vestido viejo con una pieza nueva. La copa de la Nueva Alianza ya está de mano en mano. Ha nacido el mundo nuevo, fundado en el amor del Siervo.
La noche envuelve la ciudad, y en el atrio del templo se reúne una cohorte de gente armada. "El maestro dice: mi tiempo está cerca".

¡Paz y Bien!

Evangelio y Reflexión del día.
Por Fray Manuel Díaz Buiza

Obediencia — Ministros y Guardianes

22-08-2019

...

Continuar Leyendo

Presentación del Sultán al-Malik al-Ka …

19-08-2019

...

Continuar Leyendo

Carta del Ministro general sobre su acci …

19-08-2019

...

Continuar Leyendo

Identidad de la JuFra en el mundo actual

16-08-2019

...

Continuar Leyendo

Dios dialogante: el deseo de una Iglesia …

14-08-2019

...

Continuar Leyendo

Sanando la violencia del mundo contempor …

12-08-2019

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR