Leví y los justos

Lucas (5,27-32)Evangelio según san Lucas (5,27-32)

 En aquel tiempo, Jesús vio a un publicano llamado Leví, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: «Sígueme.»
Él, dejándolo todo, se levantó y lo siguió. Leví ofreció en su honor un gran banquete en su casa, y estaban a la mesa con ellos un gran número de publicanos y otros.
Los fariseos y los escribas dijeron a sus discípulos, criticándolo: «¿Cómo es que coméis y bebéis con publicanos y pecadores?»
Jesús les replicó: «No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores a que se conviertan.»
Palabra del Señor

Leví, será todo lo que sea, tenía un sentido de la justicia orientada hacia su propio provecho, ejercía un oficio despreciable y era colaborador del enemigo ocupante del pueblo judío, los romanos. En fin, era una buena pieza necesitada de conversión con una triste reputación a sus espaldas.
La religión judía a lo más que hacía era reconocer su condición de pecador, etiquetarlo y apartarlo de los "justos" observadores de la ley que podían ayunar aunque su corazón estuvieran muy lejos de la misericordia de Dios y muy seco de amor.
Jesús lo que hace, como ha hecho a lo largo de su camino, es compartir la mesa con los pecadores para dar sentido, ya de antemano, a la eucaristía en la que la sangre del Hijo de Dios se derramará para "el perdón de los pecados". Llegado para curar y salvar, Jesús se comportó hasta la muerte como un buen médico que llama a los enfermos a la conversión, a la salud, hasta dar la vida por ellos.
Y Leví lo abandonó todo para seguir a Jesús. Se convirtió. Sintió no solo el perdón de Dios sino todos sus gestos previos de acogida sin juicio, de cercanía sincera, de complicidad amorosa con su vida. Pues bien sabe Dios que solo el calor y la confianza que da el amor puede salvar al hombre. Nuestra práctica religiosa solo tiene sentido cuando brota de un corazón convertido, entonces es el mejor signo de apertura a Dios y a los demás, de lo contrario, es fría y rígida.
Y es precisamente esto lo que los justos nunca podrán comprender. Jamás aceptarán comer con los pecadores. Por eso aunque los justos se crean tan cerca de Dios y tan merecedores de su amor, están muy, muy lejos de entrar en esta dinámica de salvación. Sus méritos y su fidelidad a las practicas religiosas les han hecho pensar que son dignos ante Dios y lo serán, pero todavía no han experimentado el calor y la misericordia del amor de Dios. Y Leví si.

¡Paz y Bien!

Presencia cristiana en Marruecos, Vivir …

26-03-2019

...

Continuar Leyendo

Acta Ordinis Fratrum Minorum 2018/01

26-03-2019

La última edición de ACTA ya está disponible para su descarga:

N. 1 – AN. CXXXVII – IANUARII-APRILIS 2018  (pdf)

 

Continuar Leyendo

La Casa del Niño en Belén y los frutos …

25-03-2019

...

Continuar Leyendo

Fr. Sergio Galdi d’Aragona OFM, Secret …

22-03-2019

...

Continuar Leyendo

Webinar JPIC sobre Migración

21-03-2019

...

Continuar Leyendo

El Espíritu de Diálogo en Vietnam

21-03-2019

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR