A la medida de Dios

Lucas (6,27-38)Evangelio según san Lucas (6,27-38)

 En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «A los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os injurian. Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, déjale también la túnica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames. Tratad a los demás como queréis que ellos os traten. Pues, si amáis sólo a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien sólo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores lo hacen. Y si prestáis sólo cuando esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores, con intención de cobrárselo. ¡No! Amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada; tendréis un gran premio y seréis hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y desagradecidos. Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante. La medida que uséis, la usarán con vosotros.»
Palabra del Señor

El Evangelio no está hecho a la medida del hombre, sino a medida de Dios. Jesús puede exigir amar hasta la locura, porque El ha sido el único que ha recorrido ese camino hasta el final.
Aunque para nosotros sea todo un logro el amar solo a quienes nos aman, el prestar a los que nos van a devolver lo prestado, no vamos más allá del horizonte estrecho de las relaciones humanas. Y para ese viaje no necesitamos estas alforjas de la fe. Si amamos a nuestros enemigos vivimos del espíritu del mismo Dios, sino juzgamos ni condenamos, atestiguamos así que la gracia habita en nosotros, usar la misericordia con los demás es obrar como Dios, esa es la verdadera perfección.
¡Estamos investidos del favor divino!
Ser cristiano es a la vez, tomar conciencia y vivir de la gracia de Dios dada siempre de forma gratuita, derramada con "una medida buena, apretada, remecida hasta rebosar".
Es alzarse desde el registro del "doy para que me des" al registro de la abundancia y la generosidad.

¡Paz y Bien!

Subimos a la Verna porque queremos tocar …

18-09-2018

...

Continuar Leyendo

La Orden da nueva vida a su presencia en …

14-09-2018

...

Continuar Leyendo

Perdón de Asís 2018: “Destruye los m …

13-09-2018

...

Continuar Leyendo

Educación de la fe en el “Terra Santa …

12-09-2018

...

Continuar Leyendo

Fue elegido el nuevo Ministro general OF …

11-09-2018

...

Continuar Leyendo

De viaje con los jóvenes de la Casa fra …

27-08-2018

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR