Todos hermanos: Mensaje del Ministro General

Con enorme alegría me dirijo a cada uno de vosotros para desearos desde lo más profundo de mi corazón una feliz fiesta de San Francisco 2020. Si bien estamos viviendo una situación de emergencia sanitaria mundial, nada podrá separarnos del amor de Cristo (Rm 8,35) y nada podrá sustraernos la esperanza y la alegría que trae consigo el Evangelio y la persona de Cristo.

Los hermanos menores nos alegramos de manera particular por el bellísimo regalo que el Papa Francisco acaba de donar a la Iglesia y a todo hombre y mujer de buena voluntad que quiera acoger el mensaje de su nueva carta encíclica “Fratelli tutti”, sobre la Fraternidad y la Amistad Social, una vez más inspirado en las palabras del Pobrecillo de Asís, y en perfecta continuidad con el mensaje central de la Laudato Si’, en la cual nos ha enseñado la importancia de sentirnos seres humanos interconectados y en comunión con la entera creación, asumiendo una visión de ecología integral. Esta carta encíclica, como podremos intuir desde el título, será un mensaje profético y una urgente invitación para recordar que “Dios ha creado todos los seres humanos iguales en los derechos, en los deberes y en la dignidad y los ha llamado a convivir como hermanos entre ellos” (FT 5)

Acojamos con gran apertura y decisión esta potente invitación a hacer parte del Sueño de Dios. Como dice el mismo pontífice, soñemos con una única humanidad, como caminantes de la misma carne humana, como hijos de esta misma tierra… cada uno con la riqueza de su fe… cada uno con su propia voz, todos hermanos (FT 8).

Fr. Michael A. Perry, OFM
Ministro general

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR