Árboles para la ermita donde Francisco se moría

El pasado martes, 10 de marzo, junto a la venerable ermita que recuerda el paso de san Francisco por tierras de Osona, tuvo lugar una plantación de árboles, organizada por la Associació d’Amics de san Francesc s’hi moria, el colegio Pare Coll, de las Dominicas de la Anunciata, Acció Civica y el Ayuntamiento de Vic, en cuyo término se encuentra la ermita, hoy propiedad de la Provincia de la Inmaculada Concepción, al igual que antes lo fue de la Provincia de sant Salvador d’Horta de Catalunya.

Su origen viene del primer tercio del siglo XIII, siendo conocida por sant Francesc d´Almúnia en honor de la familia propietaria. Tras la guerra civil, que la arrasó totalmente, la ermita de una nave ha sido reconstruida según los parámetros de románico catalán, con ábside semicircular a levante, campanario cuadrado coronado de almenas y decoración exterior de bandas de arquillos lombardos. La puerta, situada a poniente, sigue el modelo primitivo con arco de medio punto sostenido por medias columnas de capiteles decorados. Cada año, a mediados de octubre, se celebra allí una romería (Aplec, en lengua vernácula), que en 2020 cumplirá el cuadragésimo aniversario.

La replantación, de 9 a 12 del mediodía, fue realizada por los alumnos de 4º de ESO del citado colegio, quienes se desplazaron desde Vic en bicicleta o a pie. Ya junto a la ermita, fueron obsequiados por la “Asociación de Amigos de san Francisco se moría”, con refrescos, dulces, fruta y chocolatinas. Acto seguido, un miembro de la Associació, Ferrán Rodríguez, narró la tradición de la ermita, según la cual, san Francisco de Asís en su viaje a Marruecos, que no llegó a concluir por enfermedad, se moría de sed al cruzar estos parajes, cuando fue saciado y sanado por un payés de la masía del Pou de Vida, que le ofreció un trago de agua fresca de su cantarillo. El gran poeta mosén Jacint Verdaguer i Santaló, terciario franciscano, ilustró esta florecilla en la que san Francisco moría de sed y moría de amor. Intervino a continuación fray Josep Gendrau i Valls, presidente de la Associació —a quien debemos la información y las fotografía—, para explicar a los muchachos en significado de esta acción cívica: «En estos tiempos en que el medio ambiente, la ecología y la conservación de la naturaleza son tan importantes, es muy de agradecer la acción que todas las entidades participantes hacéis en este sentido. Por ello la plantación de árboles alrededor de la ermita tiene mucha significación y ayuda a mantener limpio el ambiente, nuestra Casa Común, y también la mente y el corazón».

En el acto estuvo presente, además, Albert Castells, concejal de Medio Ambiente de la ciudad de Vic. Después que los alumnos, asesorados por trabajadores de parques y jardines del Ayuntamiento, procediesen a la plantación de ocho árboles de diversas especies, sobre el mediodía todos regresaron a sus lugares de origen.     

 Secretaría provincial

ozio_gallery_nano

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR